para Padres

Los padres quieren que sus hijos estén protegidos pero, cuanto mayores son, más difícil se hace mantener su seguridad. Como padre, usted tiene mucho más poder del que piensa a la hora de evitar que sus hijos se unan a una pandilla. Esta página web ofrece información a las familias sobre los peligros de las pandillas y de cómo mantener la seguridad de sus hijos.

Ustedes, los padres, representan la primera línea de defensa contra las pandillas. Tienen la oportunidad de:

  • Ser un buen modelo a seguir,
  • Reconocer las primeras señales de involucración en una pandilla,
  • Comprender por qué los jóvenes se unen a las pandillas, y
  • Aprender qué hacer para evitar que su hijo se una a una pandilla.

Haga click para más información:

P: ¿Cómo puedo saber si mi hijo está involucrado en las pandillas?
R: Haga click para ver la respuesta

Existen algunos indicios comunes de alerta para reconocer si un joven está involucrado en las pandillas. En la mayoría de las ocasiones, un joven que muestre dos o más de estos indicios podría indicar que están involucrados en pandillas o que son muy vulnerables a estarlo.

      • Muestra interés por hablar o pasar tiempo con miembros conocidos de una pandilla o por asistir a fiestas organizadas por pandillas
      • Muestra un interés inusual por colores o logotipos particulares (estos varían según la ciudad –consulte con las agencias del orden público o la administración de la escuela para conocer cuáles son los más comunes en su área)
      • Muestra un cambio repentino y drástico en su apariencia: estilo de peinado, ropa y accesorios con diseños distintivos
      • Se interesa por la música, vídeos, películas o páginas web de gángster
      • Adquiere un nuevo apodo o alias (por ejemplo, “Shorty”, “Lil’ Hood” o “Sniper”)
      • Deja de pasar tiempo con sus antiguos amigos y no permite que conozca a sus nuevos amigos, o no les dice los nombres verdaderos de sus nuevos amigos (ya que usan apodos también)
      • Usa señales de mano para comunicarse con los amigos
      • Tiene dibujos o símbolos específicos en libros, paredes, ropa…
      • Hay pruebas de que está estropeando la propiedad de otras personas con graffiti (hay presencia de pinturas en spray, hay marcas de pintura en la ropa o en sus mochilas, tiene marcadores de punta ancha o pegatinas blancas). Nota: Encontrar pruebas de que su hijo hace graffiti puede significar que es un tagger, es decir, una persona que escribe su firma en la propiedad de otras personas. Aunque este es también un acto ilegal de vandalismo, esta actividad no está automáticamente asociada con las pandillas. Sin embargo, algunos grupos de taggers también se involucran en actos de violencia parecidos a los de las pandillas.
      • Tiene lesiones físicas que no explica (puede parecer que ha participado en una lucha a puñetazos)
      • Tiene dinero, joyas o ropa sin explicar su procedencia
      • Usa lenguaje coloquial al estilo de las pandillas
      • Exhibe cambios negativos de comportamiento, por ejemplo:
        • Se retrae de la familia
        • Baja la asistencia, su participación o su comportamiento en la escuela
        • Se acuesta muy tarde y no da explicaciones
        • Muestra un secretismo no usual
        • Exhibe señales de consumo de drogas o alcohol
        • Aumenta su nivel de rebeldía: rompe con frecuencia los toques de queda, tiene encuentros con la policía, rompe de forma consistente las reglas de la escuela o de los padres

Hable con su hijo ya que estos indicios no siempre indican que su hijo está en una pandilla. Recuerde que muchas facetas de la vida en las pandillas se han hecho populares y atractivas en nuestra cultura. Términos como “gangster”, “lil’ homie” y “O.G.” están aceptadas en las conversaciones informales. Los jóvenes que no tienen nada que ver con la realidad de las pandillas pueden usar estos términos libremente, sin ser conscientes de la conexión que tienen con las pandillas. También pueden copiar tendencias de moda que ven en películas o videos musicales sin saber que esta “tendencia” es de hecho un reclamo a la vida pandillera.

Hable con su hijo sobre estas cosas y averigüe cuánto sabe su hijo sobre las pandillas y hasta qué punto está involucrado.

Si está preocupado de que su hijo esté involucrado, pida ayuda. Póngase en contacto con la escuela, el departamento de policía, la iglesia o alguna organización en su comunidad. Haga click en recursos para encontrar ayuda en su condado.

P: Mi hijo está involucrado en una pandilla. ¿Dónde puedo obtener ayuda?
R: Haga click para ver la respuesta.

Programas y servicios

Más abajo encontrará consejos para saber cómo hablar sobre la involucración de su hijo en una pandilla. Además, existen organizaciones en cada condado que ofrecen sus servicios a los jóvenes y a las familias. Para encontrar estos servicios, haga click en su condado.

Apoyo familiar

Es difícil saber qué hacer cuando un joven le informa que pertenece a una pandilla. Muchos piensan que una vez que estás en una pandilla, lo estás para el resto de tu vida. La verdad es que es más difícil salir de unas pandillas que de otras, pero hay opciones para salir.

Aquí encontrará algunos pasos que puede seguir si un joven al que usted aprecia le comunica que está involucrado en una pandilla:

1) Haga preguntas:

Intente averiguar toda la información posible acerca de la involucración del joven, por ejemplo:

      • ¿Cuánto tiempo ha estado en la pandilla?
      • ¿Qué se espera que debe hacer para la pandilla?
      • ¿Cuál es el grado de involucración (está afiliado o es un miembro principal)?
      • ¿Qué opciones tiene para dejar la pandilla?

2) Hable de las consecuencias que tiene seguir en la pandilla:

Los jóvenes saben que estar en una pandilla es peligroso; de hecho, esto puede haber sido parte del encanto. Enfóquese en las consecuencias que la vida pandillera puede tener en su vida y en su futuro, por ejemplo:

Pérdida de libertad“Nunca serás tú mismo en una pandilla. Siempre harás lo que te ordenen, te pondrás lo que te digan y pasarás tu tiempo libre trabajando para la pandilla. ¿Y qué pasa con tus propios ddeseos y sueños?”

Registro de arresto“Si te arrestan, un registro de arresto hará muy difícil conseguir un trabajo. Quiero que tengas un futuro.”

Prisión“En California, si tienes 14 años o más y cometes un delito serio, te pueden juzgar como si fueras un adulto. Es decir, puedes recibir el mismo castigo que un adulto, incluso prisión de por vida o la pena de muerte. ¿Estás dispuesto a arriesgarte por una pandilla? Y hasta que acabes en prisión, estarás entrando y saliendo de la cárcel del condado.”

Lesión o muerte- “Tú simplemente eres otro enemigo para las pandillas rivales y las balas no miran que eres mi hijo. Vas a acabar herido o muerto. No me hagas esto. No quiero perderte.”

Amenazas a la familia- “En cuanto los pandilleros rivales sepan donde vives, tu casa será un objetivo para ellos. ¿Cómo te sentirías si atacaran a tu abuelita o a tu hermanita sólo para llegar a ti?”

¿Y nosotros qué?- “Mientras que estás en prisión, ¿cómo vas a ser parte de esta familia, ir a los cumpleaños, funerales, servir de ayuda?”

Futuro- “Una pandilla puede ser atractiva ahora pero, ¿qué va a pasar cuando te aburras de ese estilo de vida? ¿Qué si quieres casarte o empezar una familia? ¿Qué si quieres conseguir un trabajo legítimo? ¿Quién te va a contratar con todos esos tatuajes de pandillas?”

3) Ofrezca su ayuda:

Asegúrese que sepa que no está solo. Si usted no es el padre o cuidador principal del joven, decida qué grado de apoyo está dispuesto a ofrecer y cómo hacer que la familia del joven se involucre en el proceso.

4) Pregunte si está listo para abandonar la pandilla:

      • Si está listo para salir, comuníquele que salir no es fácil, pero que se puede conseguir. Se deben tomar ciertos pasos importantes para proteger al joven en el proceso de abandonar la pandilla.
      • Si no quieren dar una respuesta segura, debería enfatizar claramente sus expectativas: “No quiero que seas miembro de una pandilla. No apoyo tu afiliación a la pandilla y no voy a permitir ninguna actividad relacionada con la pandilla en mi casa o alrededor de mi familia. Te apoyaré en tus esfuerzos de abandonar la pandilla pero no te puedo apoyar en tu decisión de permanecer en la pandilla.”
      • Establezca límites y consecuencias apropiadas a su edad para ayudar a mantener un ambiente familiar seguro para usted y el resto de su familia.

P: ¿Cómo puedo hablar con mi hijo de los peligros de las pandillas?
R: Haga click para ver la respuesta.

Aprenda acerca de las pandillas y las actividades pandilleras en su área para saber a qué tiene que prestar atención

Hable sobre los aspectos negativos de las pandillas y cómo pueden afectar a su hijo, sus amigos, sus vecinos y su familia.

  • Señale los mensajes violentos en la televisión y en las películas. Hable con su hijo acerca de las maneras en las que pueden solucionar sus problemas sin luchar y sin usar la violencia y haga muestra de estas estrategias en su propia vida.
  • Hable con su hijo de cómo elegir amigos que toman las decisiones adecuadas. Si recibe presiones, éstas vendrán de sus amigos más cercanos y serán más difíciles de resistir.
  • Empiece a hablar de estas cosas desde una edad temprana. Mientras que un niño de 5 años puede no entender los efectos de unirse a una pandilla, sí puede aprender a decir “no” a los comportamientos negativos.

-Adaptado de la Alianza Nacional de Asociaciones Investigadoras de Pandillas.

P: ¿Cómo puedo evitar que mi hijo se una a una pandilla?
R: Haga click para ver la respuesta.

Buenas destrezas sociales

Los niños y jóvenes que disponen de buenas destrezas para tratar con la gente tienen menos probabilidad que se unan a pandillas o que participen en comportamientos negativos. Para aumentar la auto-confianza y el respeto hacia los demás, los padres deben enseñar a sus hijos lo siguiente:

    • Comunicación honesta. Los niños deben aprender a expresar sentimientos de enfado, alegría, amor y miedo. Deben creer que está bien expresar estos sentimientos sin recibir burlas o castigos.
    • Cooperación. Los niños deben aprender a cooperar, negociar y ponerse en la piel de otra persona. Elogie a sus hijos cuando cooperen, especialmente cuando son capaces de llegar a un acuerdo mutuo.
    • Responsabilidad personal. Enseñe a sus hijos a ser responsables por sus acciones. Comuníqueles que aunque no hagan las cosas bien a la primera, lo que cuenta es que lo han intentando y han aprendido de la experiencia.
    • Capacidad para tomar decisiones. En vez de solucionar los problemas de sus hijos, deles la oportunidad de pensar en soluciones positivas.
    • Capacidad de dar y recibir amor incondicional. Ame a sus hijos por quienes son, sin importar cómo hagan en la escuela, los deportes u otras actividades. Incluso cuando esté enojado con ellos, dígales que los quiere y los respeta.

Involúcrese

      • Pase tiempo con su hijo. Coman juntos, vayan a dar un paseo o al parque o simplemente hablen en familia.
      • Participe. Involúcrese en las actividades escolares de su hijo.

    • Modelo a seguir. Sea un buen ejemplo en todas las ocasiones.
    • Adultos que apoyan. Señale a sus hijos buenos modelos a seguir y rodéelos de un círculo protector de adultos con los que puedan hablar.
    • Establezca objetivos. Valore la educación y ayude a sus hijos a establecer objetivos para su futuro; ya sea ir a la universidad o aprender un oficio, necesitan un plan.
    • Haga amigos. Conozca a los amigos y a los padres de los amigos de su hijo.
    • Actividades extraescolares. Involucre a sus hijos en actividades positivas cuando no están en la escuela. Asegúrese de que estas actividades estén supervisadas por adultos. Sepa dónde están sus hijos en todo momento.
    • Conozca a sus vecinos. Haga de su barrio un lugar seguro. Crear relaciones con la gente que vive alrededor de usted hace que sea más fácil saber lo que su hijo está tramando.
    • Conozca y comparta la información. Hable con sus hijos acerca de los peligros de las pandillas y lo que les puede pasar a ellos, a sus amigos y a su familia si se unen a una pandilla. Comuníqueles que usted quiere su seguridad porque los ama mucho. Nunca es demasiado temprano para hacer esto. Empiece en cuando entren en el jardín de infancia.
    • Establezca reglas. Deje bien claras las expectativas en su hogar: dígales a sus niños y adolescentes que NO quiere que actúen como pandilleros, que se unan a una pandilla, que asistan a fiestas o eventos organizados por las pandillas o que estén afiliados a una pandilla, NUNCA.

Crea un balance entre amor y disciplina

Los jóvenes pueden unirse a una pandilla para sentir que pertenecen a algún lugar. Pase tiempo con sus hijos y muéstreles que los ama y los valora.

    • Hable. Hable con sus hijos sobre la presión de los compañeros y ofrézcales recursos para superar estas presiones. Juntos encuentren formas sencillas de responder. Por ejemplo, si su hijo se enfrenta a un compañero que dice: “si fueras mi amigo, harías…”, su hijo puede responder: “si fueras mi amigo, no me lo pedirías” y marcharse del lugar.
    • Tiempo a solas. Pase tiempo a solas con cada uno de sus hijos. No importa lo que haga, pero intente acercarse y conocerlos mejor.
    • Comunicación abierta. Escuche a sus hijos y pida sus opiniones. Ayude a que sus hijos hablen con usted sin temor al castigo. No les hable con tono condescendiente, ya que aunque los adultos tienen más edad, los pensamientos y sentimientos de sus hijos merecen respeto.
    • Esté orgulloso y demuéstrelo. Alabe a sus hijos con frecuencia, sobre todo cuando toman las decisiones correctas. Comuníqueles lo orgulloso que se siente de ellos y asegúrese que lo oyen también cuando está usted hablando con otras personas.
    • ¡No tire la toalla!Establezca límites y consecuencias y llévelas a cabo. Los niños y los jóvenes necesitan saber con claridad lo que se espera de ellos y las consecuencias que hay cuando actúan de forma diferente. No rescate a sus hijos de las consecuencias de sus propias decisiones. Informe a sus hijos de que no va a permitirles que:
      • Pasen tiempo con pandilleros
      • Asistan a fiestas organizadas por pandillas
      • Usen señales con la mano o lenguaje que esté relacionado con las pandillas
      • Lleven ropas específicas de pandillas.

P: ¿Qué programas hay disponibles para ayudarme como padre ?
R: Haga click para ver la respuesta.

¿Qué hay disponible para nosotros, los padres?

Cada condado dispone de muchos recursos para ayudarle con las dificultades que acarrea la educación de los hijos y para apoyar a los padres que necesitan ayuda. Su Consejo de Prevención de Abuso a Menores (Child Abuse Prevention Council) en su localidad le puede ayudar a encontrar estos servicios. También puede ponerse en contacto con el Departamento de Policía para solicitar recursos si piensa que su hijo puede estar en peligro de involucrarse en actividades que no son seguras. Aquí puede encontrar recursos para padres e información de contacto para cada condado.

Condado de Ventura

Condado de Santa Bárbara

Kids Network
Teléfono: 805-346-8222

Condado de San Luis Obispo